sábado, 8 de octubre de 2016

JUAN VASEO. REFERENCIA A LUISA SIGEA Y DIEGO SIGEO.

En este documento, el belga Juan Vaseo (Jan Was, 1.511–1.561), contemporáneo de Luisa Sigea, expone no sólo las excelencias de Luisa Sigea, sino también las de su padre Diego Sigeo, como preceptor de la corte y familia real de Portugal.

El texto lo localizamos en Vasaeus, I. Chronici rerum memorabilium Hispaniae. Salamanca: Juan de Junta, 1552, fol. 19.
Reproducirá después estos comentarios Francisco de Pisa (Toledo, 1534 - 1616) en su Descripción de la Imperial ciudad de Toledo. Toledo: Diego Rodríguez, 1.617. 1ª Parte, cap. XXXVII, pág. 61.
Asimismo, lo recuperará Serrano y Sanz, Manuel. Biblioteca de Autores Españoles. Apuntes para una Biblioteca de escritoras españolas. Desde el año 1.401 al 1.833. Vol II. Madrid: Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, 1.905, pág.400.

Neque viros solum eruditionis gloria praestantes ostentare potest Hispania, sed foeminas quoque, quibus etiam eruditissima illa secula merito inuideant. Iactent aliae naciones puellas aliquot et mulieres latini sermonis non ignaras. Pro iis omnibus, ut alias multas Latinis litteris tinctas silentio praeteream, dabit Hispania Aloisiam Sygaeam, virginem Toletanam, sed in aula Lusitana per multos iam annos educatam, quinque linguarum adeo peritam, ut non immerito Paulus Tertius, Pontifex Maximus, litteras illius ad se scriptas Latine, Graece, Hebraice, Syriace atque Arabice, laudibus pariter ac faustis comprecationibus sit prosequutus, admiratus tam multiplicem ingenii fructum, et donum multiplicis linguarum scientiae in viris quoque rarum, nedum in foeminis; sic enim sonant verba diplomatis. Debetur haec laus optimo patri et viro doctissimo Didaco Sygaeo, qui non contentus filios optimis quibusque disciplinis instituisse, tantam in filia tot linguis imbuenda diligentiam adhibuit; nec in ea solum hanc operam posuit, sed alteram quoque filiam Angelam Graece Latineque pro aetate et sexu non mediocriter eruditam, tam exacta Musices scientia curavit perdocendam, ut cum praestantissimis illius artis professoribus contendere posse putem. Multum debet huic viro Lusitania, quippe qui vel primus, vel certe ex primis litteras humaniores Lusitaniae invexit, postea illustrissimi Brigantiae ducis et fratrum ipsius praeceptor, nuc tandem Regiam familiam cooptatus est, et a Rege studiorum amantissimo docendis aulae Regiae pueris nobilibus praefectus. Filia vera Aloisia Sygaea in familia est serenissimae D. Mariae principis primariae, quae et ipsa inter eruditas huius aevi recenseri merito poterat.
No solamente puede España hacer ostentación de varones excelentes en erudición, sino de mujeres también, de las cuales pueden tener envidia aquellos siglos de gran erudición. Jáctanse otras naciones de algunas doncellas o mujeres que no eran ignorantes de la lengua latina. De todas éstas, (no tratando de otras muchas eruditas en latinidad), ha dado España a Luisa Sigea, virgen Toledana, aunque en el palacio de Portugal durante muchos años educada, tan erudita en cinco lenguas, que con razón el papa Pablo III, por una carta que ella le escribió en las lenguas latina, griega, hebraica, siriaca y arábica, la alabó mucho y dio mil bendiciones, admirado de tan vario y diverso don de tantas lenguas, junto de su ingenio, que pocas veces se halla en varones, cuanto más en mujeres (que estas palabras están en la Bula). Débese esta loa a su buen padre Diego Sigeo, varón doctísimo que, no contento con instruir y criar a los hijos en buenas ciencias, puso tanta diligencia en enseñar a su hija tantas lenguas. Y no sólo en ésta puso su empeño, sino que tuvo otra hija llamada Ángela, bien enseñada en las lenguas latina y griega, y tan cumplidamente instruida en la ciencia de la música, que puede competir con los más eminentes que profesan aquel arte. Mucho debe a este varón Portugal, pues fue el primero, o de los primeros, que trajo a Portugal las letras de las humanidades; después, del Ilustrísimo Duque de Bragança y de sus hermanos fue preceptor, y recibido en la casa real, enseñando al Rey, fue también preceptor para enseñar a los nobles de palacio en el Aula Regia. La hija Luisa Sigea estuvo en casa de la serenísima princesa doña María, quien también podía ser contada entre los eruditos del siglo.
(Traducción de Raúl Amores).



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada