jueves, 6 de octubre de 2016

CARTA DE LUISA SIGEA, SOBRE EL APROVECHAMIENTO DE LOS LIBROS EN UNA CONVERSACIÓN.

Se localiza esta carta, junto a otras tres, en la British Library (ms. 9939, ff. 135-146; 151. verso), que llevan el incipit: "Cartas familiares de la S. Loysa Sygea". Fue editada por A. Bonilla y San Martín. “Clarorum Hispaniensium epistolae ineditae ad Humaniorum Litterarum Historiam Pertinentes”, in Revue Hispanique, VIII, 1.901, pp. 280-284.

[Sin fecha]

Señor:

Preguntásteme estotro día qué libros me pareçía que leyesdes para dellos poderos aprovechar en la conversación galana, y preguntas y respuestas que se ofrecen a los que tratan della. No os respondí luego, porque me pareció que avía menester tal pregunta una respuesta con aquel cuydado que suele de suyo tener la verdadera amistad, qu'es el mayor de la vida. Y lo bueno es que quanto yo más pretendo de echar el resto de mi entendimiento en responder, más me falta, que ésta es su certeza, faltar al mejor tiempo como traydor.  Mas, como no falta la voluntad, ésta, desconfiada, dirá lo que supiere y pudiere, haziendo quenta qu'el Amor, que de su natural es fuego, apurara toda la escoria de las palabras, y hará queparezca bien lo que se dixere.

Assí que vengo primero a las partes que a mi juyzio deue tener la buena conuersación y después diré por qué vías se puede alcançar ésta tal. Yo para mí la querría graciosa, galante, llena de nouedades, sesuda y honesta, que se començasse con deseos y se acabase sin pesadumbre. Porque si fuere galante, palabras, meneos, súpitos, agudezas no le faltarán a propósito y a su tiempo: y si fuere graciosa, no se traherán cuentos, que son los que la entretienen fuera de tiempo, antes se sabrán enxerir por tal arte, que parezcan propios, no emprestados, naturales, no hurtados de otros, y gustosos, no desabridos. Si llena de nouedades, tendrá lo que arriba digo, y más una cierta compostura de cosas de que se suele tratar, trauada por tal arte, que cada día se dessea, y parezca siempre que queda començada, y nunca enfade. Ni le hará daño sobre estas tres propiedades ser sesuda a tiempos y honesta siempre, pues el seso y grauedad en las gentes da confiança a los que conuersan y crédito a [aquellos] con los que se conuersa de se poder fiar dellos palabras y otras cosas que trae consigo la conuersación. Y la honestidad y mesura haze ser más gustoso lo que se oye y dize, porque debaxo destas dos caben todas las cosas que se pueden dessear, tratar y descubrir y pretender en la vida: y de la desemboltura y demasiada soltura no se fían sino los que no saben ni valen nada, que es harto poco para dessear.

Esta tal conuersación se alcanza por iii cosas: la i. por costumbre de conuersar siempre con gentes de valor y de arte, que libremente pueda y sepa yr a la mano a lo que no fuere como lo que tengo dicho. La ii. leción de libros juntamente galanos y auisados, de historias o fábulas, como poetas, que en vn verso dixeron más que otros en iv. renglones, y en vna pluma resumieron vna historia o fábula, qu'es lo que mejor pareçe en conuersación, por quanto contenta la breuedad; o los historiadores, que mesclaron bien cartas auisadas y pláticas con los echos grandes y determinaciones de honrra, para dar lustre a las historias, assí de hombres como de mujeres, de que se puede tomar harto, assí para persuadir en la conuersación lo que se dessea, como para dar con los tales exemplos confiança y ánimo para emprender lo que se pretende. Oradores, assimismo, que con buenos colores rhetóricos quanto quisieron supieron dar a entender y tratarlo de tal arte, que quien lo oyesse no se cansase ni fuesse largo, ni se enojasse si no le fuesse a gusto, tanta fue la fuerça de su persuasión, y la sal que mezclaron con sus palabras en latín y en toscano, qu'es lengua para este efecto más sabrosa, "Triumphos" de Petrarcha[1], estanças y "Asulanos"[2] del Bembo, y otros mil que no hay por qué contarlo, pues lo saben todos sabiéndolos muy pocos, por lo poco que los vsan.

La iii.  y principal vía es por donde se alcançar la buena conuersación, la determinación muy firme que se deue tener de no pensar, quien pretende de tenella,  ni dezir, ni dessear cosa vil, ni soez, sino traer los deseos tan bien acostumbrados, y las palabras tan a niuel, y los cuydados tan llenos de poliçía y gala honesta, que no se desconcierten vnos de otros,  sino que, como instrumento bien acordado, con la prima de los desseos subidos, estén las palabras y mouimientos y muestras esteriores como cuerdas de tal arte acordadas que en todo se vea lo que ay dentro.

Sobre estas iii. ay la iv., que no quiera yo decir, porque no la sé como éstas otras de esperiencia sino de oydas. Mas como quien nota este papel no sabe tener cosa encubierta, qu'es la amistad, pues amigo es aquel con quien puede hablar como conmigo el que habla, diré lo que he oydo, que es auer passado por muchos trances de querer cosas imposibles y no salir con ellas. Porque deste estado naçe que todo lo que se lee en los libros aproueche, o para consolarse vno de su poca suerte por los muchos que vee de la mesma arte, o tomar esperança en lo que sucediere y aliuio para pasar adelante. Y naçe también leerse los libros con cuydado para saber traer lo que se lee en ellos a tiempo necessario, pues a quien no sabe letras, contar fábulas y historias seria enfadamiento, y a quien las sabe, traer a cada paso historias y no saber resumirlas en dos palabras para lo que le hace al caso, sería bisoñería. Y con personas que tratan sólo de gala contar graues sería cosa fuera de propósito, pues a éstas más le contentan las que acontecen o en Corte o entre personas que conocen, que no las que nunca oyeron. Y a personas graues tratar siempre burlas o chistes sería para pareçer mal. De donde resumo que la persona que pretiende tener buena conuersación y de arte, deue ser en el aspecto blanda, en las palabras comedida, en los meneos grave, en el discurso de la conuersación sabrosa y leyda, y de buen juyzio para dezir cosas con sal y gusto de quien las oye, y aficionada a cosas grandes, y que torne de veras el ejercicio de buenas letras y maneras, para que quien la conuersare le dé crédito como a persona ábil y diestra en lo que dize y pretende. Pues el discurso de la vida haze muy mucho al caso para esto, y el saber las gentes el trato y conuersación y ejercicios interiores que son de arte y de veras, haze tenerse en más la conuersación y esti­marse más, como a vn libro el nombre del autor. Ni se deue pensar que luego a dos días se alcança lo susodicho. Años quiere, tiempo y esperiencia e occasiones, y en este medio darse de veras a buena leción, pues tiene esta differencia de la conuversación biva, que no se halla en ella sino lo bueno que dixeron aquellos, y en esta otra ay mal quiebros, porque si es contina, cansa, si desseada, da cuydado, si larga, falta con qué entenderla, y si corta, queda siempre la mitad por dezir, mayor­mente si es con quien se gusta de tratar; y la otra tomase quando se quiere, y déxase quando enfada, y házese della vn hábito de sufrir, de entender, de esperar, de perseuerar, pues sus frutos no se cogen sino por estos medios, ni yo hallo otros de acabar, sino que a quien tanto quiero seruir no quiero enfadar más, porque, según lo mucho que auía que dezir, nunca vuiera fin este papel.





[1] Señala como nota, Bonilla y San Martín:

Los trivm// phos de Francis// co Petrarcha, ahora nueuamen// te traducidos en lengua Ca// stellana, en la medida, y// numero de versos, que tienē  en el// Toscano,// y con//  nueva glosa. (E. Gullielmi de Millis). Vendese en Medina del Campo, en casa// de Guillermo de Millis, con privilegio Imperial. (Ad finem) Impresso en Medina// del Campo en casa// de Guillermo de Millis// detrás de Sant ANtolin. Año// M.D.LII.

4º X + 189 + III. Fol. – Exemplarium habeo.

[Puede leerse,  en http://bdh-rd.bne.es/viewer.vm?id=0000091342&page=1].

Interpres fuit Hernando de Hozes, “criado del Duque de Medinaceli”.

[Puede leerse en este manuscrito de la Biblioteca Nacional de España. Mss/3687.

http://bdh-rd.bne.es/viewer.vm?id=0000014766&page=1].

2ª ed.: Dalmanticae, in aedibus I. Perieri, 1581 (cf. Gallardo, “Ensayo de una Biblioteca Española, III, 229-230).

[No obstante, debemos señalar nosotros que existieron ediciones anteriores, como la de Sevilla de 1532:

Triumphos de Petrarca : translacion d[e] los seys triumfos de fra[n]cisco petrarca de toscano en castella[n]o / fecho por antonio de obrego[n] .... Sevilla: Juan Varela, 1532.

O esta otra  de 154*, de Valladolid:
Triumphos de Petrarca / translacion de los seys triumphos de Francisco petrarca ; de toscano en castellano, fecho por Antonio de obregō ... ; agora de nueuo emendada”. Valladolid: Iuan de Vilaquira.

Además de que nos encontraremos después con una 2ª edición del mismo Guillermo de Millis, en Medina del Campo, de 1555.]

Alius translator fuit Antonius de Obregon, quem Ferdinandus de Hozes citat (cf. Etiam Bibl. Nat., mss. M, 45; Ee, 122; M, 18).

[Se refiere a Triumphos de Petrarca;trāslacion d[e]los seys triumfos de Frācisco petrarca de toscano en castellão, fecha por antonio de obregõ capellã d[e]l rey .... Seuilla: Juan Varela de Salamanca, 1526.

Según consta en f. 155v, el autor del comentario es "Bernardo Illicinio" (Bernardo Lapini).]

[2] Señala como nota Bonilla y San Martín:

Los// Asolanos de M. Pe-// tro Bembo, nuevamente// traduzidos de lengua// Toscana en roman// ce castellano.// Dirigidos al muy Magnifico S. don Pedro Rodriguez Nieto// de Fonseca.// En Salamanca.// [en casa de Andrés de Portonarii], 1551.

12º Absque fol. Sign. A-X.

Fortase in aedibus Andrae de Portonariis (Cf. Menéndez y Pelayo: Historia de las ideas estéticas en España, II, i, 66).

 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada